La fotosíntesis aporta beneficios para los seres vivos porque además de desprender el O2 a la atmósfera, fabrica el alimento. Además, la fotosíntesis es la base de la vida, ya que mantienen el flujo de energía proveniente del espacio en nuestra biósfera, regula la concentración de gases en la atmósfera, que afecta el clima global, y produce nutrientes indispensables para el funcionamiento adecuado de aquellos seres que no pueden generarlos solos y otros seres vivos. Las plantas terrestres, las algas de aguas dulces, marinas o las que habitan en los océanos realizan este proceso de transformación de la materia inorgánica en materia orgánica y al mismo tiempo convierten la energía solar en energía química. Todos los organismos heterótrofos dependen de estas conversiones energéticas y de materia para su subsistencia.

FOTOSINTESIS.jpg

La fotosíntesis es importante en las CADENAS ALIMENTARIAS, ya que los Productores:

1- Renuevan periódicamente el O2 en la atmósfera, importante para la respiración de todos los seres vivos aerobios.

2- Producen ALIMENTOS gracias a la conversión de sustancias de baja energía potencial (CO2, H2O, fotones de luz solar), por medio de la interacción de pigmentos fotorreceptores (clorofila, carotenoides), en moléculas orgánicas ricas en energía química (carbohidratos, lípidos, proteínas), que le sirven de alimento a los productores y a los consumidores herbívoros.

3- Renuevan constantemente las cadenas alimentarias de todos los Ecosistemas (terrestres, acuáticos, anfibios), ya que al actuar los Descomponedores (hongos y bacterias saprófitas), transforman los restos de organismos vegetales y animales en descomposición en sustancias inorgánicas (sales minerales) para su reutilización en el armado de nuevas cadenas alimenticias. Reciclan la materia orgánica, desde que es producida por los fotótrofos hasta que es utlizada por los consumidores y descomponedores en el ciclo de la materia y el flujo de la energía.